Saturday, 2 June 2018

Y así se escribe la historia...

¬¬





"Nos despedimos de Mari Ano con alegría..." (entónese al estilo de Bienvenido Mr Marshall), pero nos deja una mierda del tamaño de Wisconsin.

A mí, personalmente, me deja en herencia, entre otras cosas, su Catastrazo de los Cojones. No ha habido más tutía (ni atutía, que es la forma enxebre de decirlo) y me han cascao cuatro (4) cargos retroactivos más el del año en curso, que hacen cinco (5), que rima con la-su-puta-madre, más el de los años venideros, en forma del doble de IBI (¡el doble!) por una reforma que "hice" en casa en el Año del Señor 1957. Sí. En 1957 aún no existía este blog. Ni el IBI.

Es curioso el comportamiento fiscal de la retroactividad, funciona sólo de arriba a abajo, "como la lluvia que cae del cielo sin que nadie sepa muy bien por qué". Es curioso cómo, incluso dándome la razón en todas las alegaciones, me la han dado sin vaselina, y con Omeprazol me la como. Como los presupuestos generales, con patatas - como decía anoche el tito Wyo, "menos mal que esta vez vienen con guarnición, que los anteriores nos los zampamos a palo seco..."

No tengo esperanza ninguna en que las cosas mejoren a partir de anoche, pero al menos, confío en que no empeorarán. Algo podrán mover estos calamares, como la ley mordaza (inserte aquí su injuria favorita a la corona) o algún consuelo laboral, poco más o menos. Con los ligues que se han echado en el hemiciclo, no les quedará más que reptar lamiendo escrotos hasta las próximas urnas, en las que ojalá podamos y no pudrimos.

Otra curiosidad histórica, aparte de la atutía y el misterioso caso de las precipitaciones, es cómo (¡y de qué manera!) el cáncer pepero gobierna siempre cual tumor, dejándole al Partido Español (ya que de Socialista y Obrero le queda más bien nada) el simpático y parasimpático rol de metástasis. La famosa herencia-no-te-jode-la-herencia. No tengo - decía - esperanza ninguna en los próximos cien días (loterías aparte), pero al menos mañana me despertaré en un país que no está gobernado por LO PUTO PEOR. Es como despertar de una pesadilla gripal, que despiertas hecho una mierda y la gripe sigue ahí, pero al menos, la pesadilla marchó porque tiña que marchar.

Que Dios los tenga en su gloria, a ser posible prontico.


*      *      *


Es que es muy triste de Dior tener la puta mala suerte de habitar una mindundi bola flotante dividida en cachos aleatorios que no veas la división (o sea, tú imagínate explicárselo a un extranjero de, pongamos por caso, Orión de Arriba), y que te toque un territorio en el que en los últimos ciento y pico años han mandado señores que se llaman, a saber:

- Alfonso XII, que no se sabe ni por la canción adónde iba, triste de él. Se sospecha que iba en busca de Mercedes, cosa que no debería sorprendernos, puesto que el que no busca Mercedes busca Audis o Bentleys o Ferraris o Panzers, según la densidad e hirsutismo de su bigote.

- Alfonso XIII, a quien su padre insistió en llamar Pelayo o Venancio o Borja Mari o Cualquier Cosa, antes que Alfonso Doce Más Uno, y ni su propia mujer (la parienta, nunca mejor dicho, porque en la historia pasada y presente, las mujeres parimos, sí, pero sólo decidimos que Venancio no) ni el Tato le hicieron caso, y así le (nos) fue. El Tato era, probablemente, presidente del Gobierno Provisional, porque a principios del siglo XX todo era provisional, hasta los alféreces, los alféizares y los nombres de pila, que de aquella eran de lámpara de aceite.

- El tío abuelo de Albert el Enzarpao, Sobrino Nieto de Rivera, más ladrón y desalmado que ni hecho de encargo (esto se hereda de tío a sobrino, está claro, y como la miopía, se salta una generación). Algunos se meten con este señorín sin tener en Cuenca que fue él que inauguró el refrán de "otros vendrán que bueno me harán", pasando a la historia cual tren de cercanías a modo de transbordo, con pena y sin gloria, pero fartuco de billetes, el muy cuco (y fartuco).

- Paca la Culona, Asesino a Sueldo del Estado Por Dios, Por La Virgen y Por Don Santiago Bernabeu,sobran las palabras, porque como todos sabemos, la Dicta Dura no existió, la inventó el guionista de Cuéntame, que seguramente era un etarra venezolano y bolivariano, que el multiskill es lo que tiene.

- Juancar El Campechano, sobran 30 años, qué hostias le daba a mano abierta: anvés, revés, anvés, revés... (Cuando estudias Filología y piensas que es una pérdida de tiempo porque nunca en tu vida usarás la palabra "anvés", ¡qué cosas! Y cuando en Nochebuena te pierdes su discurso por andar haciendo cosas de pueblo llano, como trabajar hasta tarde, ya nos vale...)

- Felipe el Preparao, o El Mudito Pa'Lo Que Le Interesa, o el señor del paloscoba en el recto. ¿Nos lo querrá Suiza si lo exportamos como al cuñao?

- Y entre medias, en la demogracia, que tiene la gracia donde las avispas, cinco o seis retrasaos mentales (algunos repes, como los cromos cutres) a las órdenes de los de arriba (que no se puede ser más villano, lameortos y "ruiz"), a cual más tonto del culo, desgraciao y/o hijo de puta (que lo cortés no quita lo valiente), que básicamente han existido para dejar bien a sus antecesores y mal a sus conciudadanos.

Que Satán nos asista, polagloria de Yves Rocher. He dicho.

Di que hay suertes peores, qué duda cabe, pero en este momento, y en mi blojjjjj, mecagoentólocagable mientras exclamo enhastiada (que no extasiada): "¡Sí se puede!"





Y si esto acaba como el rosario de la Aurora, no preocuparse, que no nos quedaremos impasibles, ¡nada de eso! En las próximas elecciones, votaremos al PP y asunto arreglado. ¡Se van a enterar! ¬¬





* Se me salen los "cómo" (adverbio interrogativo), "como" (conjunción comparativa) y "como" (del verbo comer) por todos los poros de mi piel, estaré depurándome o algo. Y los símiles: aparte del tumor y la metástasis, me rumba y me zumba esta especie de corriente de ¿pensamiento? ¿gilipollas? bastante preocupante: "Bueno, para que me robe otro, que me robe éste mismo, que, total, ya está entrenao...", "¿Para qué cambiar si son todos iguales?" Puede ser, pero mientras no se demuestre, lo mismo, tal vez, quién sabe, unos son más iguales que otros, o unos son menos ladrones y asesinos que otros. Yo no tengo fe ninguna en la política como clase, pero CUALQUIER cambio, cualquier mierda pinchada en un palo que pasee inocentemente por delante de Daoíz y Velarde, incluso *el* meteorito, es bienvenido, llegados al estado de podredumbre en que nos encontramos. Esto es lo MÍNIMO que debería pasar, ya que queda claro que la retroactividad, en este caso, Holy Easters, así que sólo nos queda la patada en el culo, y si me roba otro, pues toca no dejar que pasen los meses y los años y darle la patada en el culo cuanto antes mejor. Shame on you if you fool me once, shame on me if you fool me twice (no sé si hay refrán para esto en español, pero se resume bastante bonitamente diciendo que tenemos lo que merecemos). Y al primero que diga, cual primo, sobrino o cuñado de Rivera que otros vendrán que bueno me harán le dedico mi próximo soneto. No va a ser bonito. Pero será soneto.

Del tipo:

Esperad el retorno de Mari Ano
¿O no tiene diez millones de devotos?
¿Por qué arrimar el taburete al piano
cuando tenemos chopocientos votos?

Esperad, que los demonios rondan
Desde ETA, Bildu y Venezuela
Mucho ha de torrarse la cazuela,
Y estos hijueputas aún se mondan.

Se mondan, porque de rositas
Sa irán por sus puertas giratorias
Se Irán e Irak, mas que todo lo que rían

Les sacuda de frente.
Así es la noria
De la suerte, de la vida, de la historia.





¬¬






Saturday, 10 March 2018

Offtopic onírico y al tema

¬¬





Offtopic:

Hoy me he despertado con un dolor nuevo, un dolor que nunca había tenido. Un punto muy concreto donde la gente con ciática suele señalar. Me ha dolido toda la noche, en medio de unos sueños surrealistas. Lo gracioso o curioso es que prácticamente nunca recuerdo mis sueños, pero hoy he estado sembrada:

- Mi jefa quería ser formadora (como yo) y me llevaba a una de sus clases para que le enseñara y le diera feedback. Lo hacía muy bien, la verdad, pero unos jefazos que había allí la enviaban fuera y a mí me invitaban a desayunar unos muslos de pavo con patatas (que lo misterioso del sueño era cómo estos señores tan jefazos desayunaban tal cosa en un aula a las 10 de la mañana y todos fumando...)

- Mi amigo Arturo venía a casa en un coche que le habían prestado unos narcos de Bueu. Esto no tendría mucho misterio (ya que acabo de terminar de leer "Fariña") si no fuera porque a) Bueu no sale en "Fariña", y b) mi amigo Arturo ya no viene a casa sino en sueños, cosa que me parte el corazón en mil pedazos y no hay nada que nadie pueda hacer al respecto. Pero c) por suerte, aún viene en sueños y echamos unas risas, porque al final el coche nos lo quedábamos, y era un cochazo :)

- El techo de mi cocina se caía (cosa nada onírica ni sorprendente) y de él caían trozos de carbón que se habían salido de la chimenea. Lo único que pensaba en el sueño era que, al menos, los podría aprovechar para la caldera, ya que eran trozos enteros, y los cogía, pero no me manchaban las manos, y entonces me di cuenta de que llevaba unos guantes de látex que se me habían quedado pegados a la piel, pero tampoco me importó, porque me quedaban muy bien. Ahora va Niles y lo interpreta jungianamente.

- Tenía muchas ganas de hacer pis. Y sentía como un peso en la barriga. Y así era. Phoebe está delgadina la pobre, pero todavía me hace tener pis. Thanks goodness. Ahí me desperté, pero el dinosaurio ya no estaba allí.




Al tema:


No sé muy bien qué contaros, o cómo, o por dónde empezar, ni cómo acabará esta farsa, será el óxido que me tiene carcomidos el blog y mi locuaz naturaleza.

No sé muy bien, pero ahora, ya puestos, prosigo, como si de una procesión se tratase. La procesión va por dentro, pero quién le quita a ella de salir cuando a ella le da la gana.

No sé mucho, es verdad, aunque no lo parezca. Un poco de aquí y de allá, algo de lógica, mucha lectura, varias vidas y kilómetros de documentales. Durante muchos años fui carne de MENSA, pero llega un punto en que la edad y la cultura general embrutecen toda inteligencia y todo entendimiento.

Aquella flacucha de los pelos por doquier, de los amigos por doquier, ¿qué fue de aquella tía? Casi no me acuerdo. Y no la echo de menos, pero por eso, porque no me acuerdo, porque cuando me acuerdo, añoro.

Como cualquier mamífero y cualquier lechuga.

La lechuga por sí sola no vale ni para que le den por culo.

*      *     *

Hoy me siento (literalmente: acomodo mis posaderas) añorando. Ayer me encontré con varios pretéritos perfectos, en una mañana de subidón y feminismo. Con Came Rangers, ¡qué alegría me dio verlo! Se lo repetí, estúpidamente, varias veces, pero es que es verdad, me dio una alegría preciosa, de las que casi no se encuentran en los calendarios. De esas alegrías salidas de la nada y con ojos verdes y dorados, y estrellitas, cuando menos te lo esperas. Y ya me puso (supongo, ahora, con el paso de las horas) in the mood for morriña, que no hay cosa peor ni más asquerosa. Y al rato, zasca, al más puro estilo seta, pero seta guay, no venenosa sino trufa, se me planta delante mi rubito favorito (que se jodan el resto de rubitos y aparezcan de vez en cuando, no te fastidia los rubitos...) y me dio tanta alegría y tanta pena que estuve toda la tarde rumiando: "¡Qué sorpresa, qué alegría, qué pena! Era mi amigo..." Como si se me hubiera muerto, como si no tuviese SMS gratis... La rutina es la puta muerte. Era mi amigo, pero ahora es como si se hubiera ido a otro planeta (en el que ya estaba, nospornada...) Y al rato, ¡requetezasca! una cita en blanco y negro, sin texto ni personas, de la amiga/hermana que tengo a las afueras, que rebota, rebota y en el culo explota de mi otra amiga/hermana de las afueras, hala, todas como gilipollas a poner fotos en blanco y negro...

Me encontré con más gente potente, con mucha, y muy bien, sí, porque a la gente potente te la encuentras justo ahí, en las manifestaciones, que es donde coincidimos todos, aunque digamos que quedamos para tomar algo, para ponernos al día, luego es que no, que sólo nos vemos por casualidad en medio de una multitud, cuando hace falta quejarse y patalear por algo. (Por algo será que siempre nos quejamos los mismos, y por eso nos vemos en las manis...) Pero estos dos amorines, por algo será también, se me quedaron clavaícos.

*     *     *

Tonta no soy. Sé por qué se me quedaron clavaícos. Porque ya va muuuucho tiempo, muuuuchos meses y años que sé (no creo, sé) que ya no me quedan amigos cerca. Que los que ya tenía, están lejos, en las afueras del mundo. Y que los nuevos que fui haciendo se me quedaron también en los suburbios de los alrededores de la mente. Y que por más que apunte "Llamar a tal o  escribir a cual o Skypear a Pascual" no se van a llamar, escribir ni Skypear solos.

Echo de menos tener amigos. Nunca tuve muchos, ni falta que me hizo, pero siempre tuve a mi gente, y Vacun Planet siempre fue punto de encuentro. Ahora no viene nadie, ni yo hago nada tampoco por remediarlo. Muy de vez en cuando, en vacaciones, cuando Tea dice de venir en vez de quedar en otro sitio, me da tanta alegría que se vuelve pena. Y la casa parece una versión decadente del Oviedo decadente de los 80, o del Oporto decadente de los 90. Decadente. Canas. Morriña.

Echo de menos a Tea, la que más. A mis primos, a todos mis rubitos - a ti al que más -, a la pandilla de Elemitas, a Chicho, a Carol, a Yogui, a Arturo (esto no se pasa, sigo sin creerme que el detector de Arturos sólo silbe cuando abro las ventanas, y no vengas tú detrás a llevarnos de excursión a tomar por saco...), a Lou, a Anita, a Nuria, a Bea, incluso a gente de la que me libré con cajas destempladas.

No tengo amigos. Los achaques, las desgracias, el día a día, el trabajo, incluso la familia me dan igual esta noche (será porque, como todavía los conservo, los doy por hecho, ¡craso error!) Y tengo conmigo al amor de mi vida, que me parece un milagro. Pero él tiene amigos, y yo no.

No tengo amigos. Y no escucho música.

Con lo que yo he sido.




Un desierto de arena





¬¬

Thursday, 20 July 2017

En mi próxima vida

^^





En mi próxima vida
seré cien por cien gallega,
y no habrá nada ni nadie
que pueda impedirlo.

En mi próxima vida
será el siglo veinte,
y me encontraré a Arturo polos vieiros,
no me cabe la menor duda. *

En mi próxima vida
estaré gorda como un cerdito
porque seré cien por cien gallega
y no me saltaré ninguna comida.

En mi próxima vida
seré marrón, y verde, y roja
de tanto sol, tanta agua
y la misma ideología.

En mi próxima vida
estaréis todos conmigo
(you know who you are),
no me cabe la menor duda. *

En mi próxima vida
lo mismo celebramos
que aún estoy en edad de ser gallega
porque por fin me tocó la lotería.

Aunque sea el siglo veintiuno.






* "Era un hombre tan pequeño, tan pequeño, tan pequeño que no le cabía la menor duda :D :D :D







Abomino del pedorro de Sabina, pero debo reconocer que, en ocasiones, tiene razón el muy nabo: No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió.





^^

Friday, 23 June 2017

The *New* Friday Post #20# o lo mismo hoy *sí* es ese día

^^





Vaya por delante (como los de Alicante) que apenas hemos estrenado el viernes, que apenas ha cambiado nada desde el jueves. Mi esguince cervical es como el Guadiana (desaparece y ¡oh, sorpresa! vuelve a aparecer, aunque a la cuarta ya no sorprende, si acaso putea...) y aunque parece que el error de redundancia cíclica va remitiendo, e incluso he adelgazado un kilo, no me fío lo más mínimo del cabrón de los abrojos. El día menos pensado me pisa un elefante. Pero hoy no es ese día.


Hoy creo que es ese otro día. Ese otro precioso, el más luminoso del año - del siglo, probablemente, por lo que procedo a revelar - sí, el de las fogatas y la noche más corta (o más larga, según se mire), ése en que pongo buena cara porque otra cara no se puede poner.


Hoy, sí, hoy mismo, 22 horas mediante (como los de Alicante) estaré por fin en el Paraíso.


No hagáis planes, ya vienen hechos. Observad (subyugados):


Día de los Dioses


Y la única duda que me cabe es:

- "¿Qué me pongo?"

- "Nada. Triunfarás."





Por otro (aunque no menos importante) lado, aprovecho la ocasión para felicitar el año nuevo a uno de mis tres (3) lectores, que vale por dos, con lo que se podría decir que tengo cuatro (4) lectores. You know who you are. Y no, no es un chiste bipolar. Jobar. (Asonante).


Y por un tercer lado, si es que eso es posible, añoro tanto a (San) Juan Ras que huelo a azufre, y desde aquí se lo hago saber sin Hemoal: "¡Joooooo!"


CONVERSATION PIECE DEL PASADO FUTURISTA *SIN* LEJÍA

- "¿Te ha gustado?"

- "No. Me ha encantado. Sois unos rompetechos. Cada año mejores."

- "Es que tengo miedo de que alguna vez vengamos y no os guste."

- "Yo tengo miedo de que alguna vez no vengáis."


Y al final mi miedo se hizo verdad y el tuyo era una majadería. Joooooo. Ven, aunque sea sólo para celebrar tu santidad... ;)


Y ya poniéndonos en plan dodecaedro, no quiero hablar de Humber, pero hablo. Porque éste es mi blog y faltaría *plus*. Y porque estaría bueno que no hablara de los cachos que me faltan.





Pero en unas pocas horas, estaremos *casi* todos. Con mis zapatos nuevos y sin nada (triunfaré, lo veo claro).





Ojito que paso lista.





^^

Friday, 2 June 2017

The *New* Friday Post #19# o a mal tiempo, buena cara



¬¬






2017 parece sacado directamente del Antiguo Testamento. Sí, del libro del cabrón de los abrojos. Dice mi Rachel que sólo nos falta una plaga de langostas, espero que al menos sean de Bueu...


Pero hoy vengo a hablar de *mi* libro, por lo que os adelanto que no haré mención a desgracias mundiales, nacionales o locales, ya que con las personales, como dicen en mi pueblo, “no doy abasto”…


Todo comenzó en enero, de la forma menos original que puede comenzar un año.


En enero, despidieron a mi mejor amigo del trabajo. No es una desgracia personal, de hecho no es una desgracia, pero me llevé un disgusto gratuito que no necesitaba para nada. Este blog ha sufrido desde entonces lo que viene siendo la migración anual de las plantas rodadoras. Sí, amigos, sí, *por fin* me he quedado sin palabras (¿o no?).





Ese mismo día tuve un acceso muy idiota de cistitis, y tuve que acudir a urgencias y tomar antibióticos, con el ascazo que me dan ambas cosas.


Alabado sea nuestro amado líder Monurol


Yo había planeado comenzar el año con buen pie, así que tragándome mi disgusto con Omeprazol, al poco tiempo, fui a mi médico de cabecera a plantearle la posibilidad de ir reduciendo un tratamiento que ayudó mucho en su día pero cuya raíz ya creía superada. Le pareció bien y me bajó la dosis. Craso error.


*Asín* es la vida 


Porque en febrero nacimos de nuevo, si lo miras por un lado, o nos dieron tal hostia en el coche que no sé cómo lo contamos, si lo miras por este otro:


¡Catacrocker! 


Y a mi *reducido* tratamiento hubo que añadir analgésicos orales y locales, toda suerte de antiinflamatorios, calor seco, relajantes musculares, fisioterapia a embute y mucha voluntad para seguir poniendo buena cara durante más de un mes, que fue lo que tardé en decidir que ya estaba *casi* recuperada. Craso error.


Rojas, verdes y amarillas


A los pocos días del accidente, me enteré de que uno de mis mejores amigos se había muerto. Así, en crudo y a farrapellejo. Hacía tiempo que no lo veía y no llegué a saber que había enfermado tanto. No quiero hablar de esto, porque no se pasa.


Esto no se pasa



A punto de recuperarme de la parte de las costillas, me corté dos (2) dedos, de la misma mano pero con distinto cuchillo (¡en qué momento se me ocurrió comprar cuchillos buenos!) en menos de 48 horas. De mi histórica torpeza no se puede culpar al Antiguo Testamento (¿o *sí se puede*?) pero como resultado, hubo que añadir puntos de aproximación y antisépticos variados, que tuvieron su relativa utilidad, ya que uno de los cortes dejó cicatriz interna de colágeno, de modo que ya no os puedo tengo que dar el coñazo con la guitarra. Lo que hace una por la paz mundial.


No nací para Arguiñana, ni para Steve Vai


Vamos por mediados de abril. Nada más regresar al andamio con los dos dedos hechos cisco, un catarro antológico me cogió cariño, me duró tres semanas y me regaló faringitis, placas en la garganta, sordera (más) y februsco. Más antibióticos, ¡yupiiiii!


Rojas, verdes y amarillas. Y azules.


Y cuando ya creía que hasta ahí habíamos llegado, ¡zasca! De repente, sin venir a cuento y sin acudir previamente a ningún concierto de thrash metal, me sobrevino (sin beber vino tampoco) lo que viene siendo el *paloscoba* cervical, que en esta ocasión tuvo la gracia (¿divina?) y salero de bajarse del esternocleidomastoideo hasta el trapecio, con toda su mala follá, anulando mi ya de por sí deficiente visión periférica y mis ya de por sí pocas ganas de peinarme. Después del accidente, con el costillar hecho cisco y la sobredosis de analgésicos, lo que menos me molestaba era el cuello, pero ¡no preocuparse! que para eso están las secuelas a medio y largo plazo. Ejem. Espero que a David Vega Aller le cojan unas buenas purgaciones, le salgan unas almorranas de a kilo y le ataque un pie de atleta que le suba hasta la ingle. A tomar por saco mi intención de guardar el botiquín. A tomar por saco eso de mirar a los ojos a personas más altas que yo. A tomar por saco dormir por las noches – o a cualquier hora del día. A tomar por saco beber la mitad inferior de cualquier vaso, lata o botella. A tomar por saco el bono de las piscinas. A tomar por saco Spiderman, entre la faringitis y el cuello, “I’m Batman”. Eso sí, buena cara.


Tu vecino y amigo


Y justo se nos muere la abuelita. Y de esto tampoco quiero hablar porque tampoco se pasa. Esto no se pasa.


(A todo esto, os estoy ahorrando las horas y energía perdidas en papeleos, llamadas telefónicas, visitas presenciales, escaneos de documentos y envíos de emails necesarios para poder cursar la correspondiente reclamación de daños y perjuicios derivados del accidente, porque creo que no son tanto desgracias personales sino el resultado de vivir en un país de MIERDA donde dos personas aseguradas y cautas son arrolladas por un todoterreno a 90 km/h un domingo a las cinco de la tarde en un barrio residencial y aun así tienen que remover Roma con Santiago para que les hagan el mínimo caso, mientras David Vega Aller se pasea con su todoterreno con el morro pintado como si tal cosa. El cáncer es GILIPOLLAS).



Finales de abril. Remite el catarro barra faringitis. Las placas ya casi no se ven. Llega una ola de frío que dura 72 horas y caigo víctima de la misma (Thank you, global warming!) para desandar el camino recorrido. Pero no preocuparse. Que justo para el fin de semana tenemos una nueva cistitis en curso. Cabezonamente, me negué a ir al médico. Craso error. Las cistitis no mejoran por su cuenta, por más litros (3) de agua que bebas al día. Llegado el momento en que o bien me quedaba a vivir en el WC o me meaba en el autobús (porque desde febrero no tenemos coche), opté por lo segundo y me tomé mis antibióticos. ¡Doble yupiiiii! Y buena cara.


Rojas, verdes y amarillas. Y azules. Y blancas.


Justo a principios de mayo tuve un subidón: Syberia 3, Covenant y el nuevo coche... Pero poco me duró la alegría. Debería haberlo esperado. Pero ¿quién se espera que una gatina preciosa, una princesa felina que apenas tenía un año, criada y cuidada con todo el mimo y amor del mundo, se muera de neumonía de la noche a la mañana y le parta el corazón a la mejor persona del mundo y a todos los que la queremos? Esto tampoco se pasa.


Esto tampoco se pasa


Las cosas buenas les pasan a las personas buenas POR LOS COJONES. Aquí perdí la buena cara y ya no he querido saber más de ella.





* * *





Desde entonces, poca cosa. Otra vez el whiplash, sin haberme recuperado del último. Herpes labial, que no tenía desde 2014. Este martes me picó una avispa, la primera de mi vida, y resulta que soy alérgica, observad:


¿Culo o codo?



Por cierto, al fin hemos tenido noticias de la indemnización por daños: ¡oh, sorpresa! el mínimo posible que no cubre ni las facturas de los medicamentos ni mucho menos las secuelas a medio y largo plazo (de momento, medio, y ahí siguen).


Estoy harta, harta y cansada de ponerle al mal tiempo buena cara. Harta de pastillas, harta de currar a pijo sacao por mí y por *todos mis compañeros*. Harta de estar siempre enferma, lesionada, deprimida y cansada. Harta de no tener respiro ni drogas ilegales.


Quiero hacerme una croqueta en la cama y no volver a salir hasta que todo pase. Ya sé que hay malas rachas, no es la primera ni la peor que he vivido, pero sí sé que, hoy, aquí y ahora, ya no tengo buena cara que poner.


Algún día se me pasará. Pero hoy no es ese día.




¬¬

Thursday, 15 December 2016

Conversation piece on memories and religion (and cats)

^^





¡Jajajajajajaaaa! Que Dios me conserve la memoria histórica (y los gatos) muchos años, para poder compartir en éste, mi rincón del ciberespacio, mis teras y teras de recuerdos (y de gatos) antes de que el Alzheimer me arree un mazazo de padre, hijo y una palomita que vive con ellos.





Allá por 2005 estaba justo palmando Juan Pablo Palito Palito:





- El Papa está Six Feet Under.

- ¿Ya feneció?

- Sí, ya murió el pobre señor, de blanco y por la Iglesia.





^^

Thursday, 4 August 2016

Wednesday, 13 July 2016

No lo sé todo, cagontal (y café, café de Rodrigombia)

^^





Las Autoridades Sanitarias advierten que este post puede producir sobredosis de asteriscos.





Me cuesta más que una serie de 50 abdominales reconocerlo, pero no, no  lo sé *todo*. Y no, tampoco he hecho nunca 50 abdominales (ni seguidas ni en toda mi -corta- vida). De hecho *creo* que tengo abdominales, pero sólo es una de esas *creencias limitantes*, si me dijeran que tengo un zeppelin, también me lo creería a pies juntillas. Y no, tampoco necesito un prólogo (hoy).

Hoy voy directa al grano, como los azucarillos de Café TC3.

Vaya usted al grano


¿Existe realmente *ese* ser al que no puedes ver, al que no puedes llegar, al que no puedes tocar ni apenas percibir, ni oler (hmmm...), ni catar, ni herir, ni amar del todo, al menos mientras vivas?

Sí, existe, con patas y pies. Y con nuca y torso y yo qué sé cuántos órganos, pianos, trompetas y fanfarrias. Fijo que hasta tiene sobacos :D

Creo que conozco a Dios.

(Y no, joer, no son las pastillas...)

Pero este Dios al que creo que conozco me duele un poquillo justo en el hueco que dejó la vesícula, porque, como buen Dios (el menda es pelín judeocristiano), sólamente me manda de cuando en cuando una ristra de manda-mientos (¿mandas o mientes? Decídete, jobar...) cuando menos me lo espero, cuando ya tenía decidido que no existía en absoluto (nunca os pongáis absolutistas...), o cuando ya pensaba desobedecerle del todo, cuando ya no me quedaban ases en la manga, ni ases, ni mangas, ni *bragas*, ni nada, porque zeppelines los justos.

Éste no te escribe una Biblia, ni siquiera te responde a un emilio cualquiera.

Y si lo hace, desearías ser musulmana, o pastafariana, o de otro planeta. Porque te putea, y le/te mola, y lo sabe(s).


César llevaba sandalias porque era Julio



¿Veis esa gente diseñada para hacerte pupita y que encima le/te mole? Pues qué asco. Y mal rayo *sus* parta. Y ya veremos, ya, quién ríe el último (me río ahora, este ratín, porque el resto de mi vida, lloraré, lo veo claro, porque los muy jodidos tienen ese don...) Y ya veremos, ya (sí, lo veremos, y nos arrepentiremos, pobres *yo* irredentos...) y así nada se arregla, todo sigue *igual*. Sigue, sí, pero mal, como una muela podre, como una gotera. Todo sigue hasta que se infecta, revienta o se te cae encima, mientras tú silbas disimuladamente mirando para otro lado.




:(





En 2012 me enfadé tantísimo por aquella llámalo pequeñez, llámalo chorrada, llámalo la gota que colmó el barril (porque hay que tenerlos de terciopelo *azul* y de diamante *en bruto* para que a *muá* le desborde, para agotarle a *moi* la fuente del buen rollito...), o la paja (je) que rompió la espalda del camello (traducción mocosuena y licencia literaria), que nunca más, hasta hoy, me pidió el cuerpo siquiera acordarme. Pero ¡craso *herror*!, y no fue poniéndole zapatos a la *mula*, ya no me atrevo a calzar pieses que no sean los míos..., craso *herror* de principiante en este caso, ya dije que no lo sabía todo. ¡Beeeeh!

(Redeeming quality) ¿Veis esa gente ante quien no os importa cometer crasos *herrores*? Pues un poco así es la Ley de Dios. No me importa. Como si tuviera chepa (y pastillas) para todos.

No te hiere quien quiere, sino quien puede.

Y sí se puede. ¡Jajaja!

Y ya me jode tener memoria de 2012, porque es un año al que daba por olvidado. Pero no, no lo sé todo. En 2012 aún no sabía que estaba tan jodida que me tendrían que quitar un órgano.


Cuando un cacho de ti te hace tanto daño que te lo tienen que quitar, ¿es o no es para replantearse lo que te hacen los *cachos* que no son *de ti*?




El cirujano lo sabe, sabe que se puede todo. El cirujano es un podemita de puta madre. El cirujano me salvó. Dios no, Dios me da por saco hasta que le dedico un post. Y luego, pues también. Se conoce que Dios y el Hombre del Saco son el mismo ser.

Se puede - sí, se puede - estar mal y estar peor, y pensar que peor no puede uno estar y de repente, descubrir que sí, que se podía, que no habías contado con que te porculizaran *sin* vaselina, pero se puede también - velaí - tó lo que yo predico (en el desierto, a todas luces), que es justo lo contrario. ¡Ja! (Qué des-per-di-cio...)





Que no necesito ni prólogo ni abdominales ni hostias.

Que sólo hace falta querer.

Que querer, dears, es poder.

Pero primero hay que querer.





Primero hay que querer.





Hoy ha salido *Roberto* en mi defensa, a llevarle la contraria a este *diosmíodemivida*. ¡Doble ja!






^^